Sin instrucciones

Cuando empezamos a andar
nadie nos avisó
de la curvas
ni de las cuestas
eternas
ni de los otros
que empujan.
Cuando empezamos a vivir
nadie nos avisó
de esto
ni de aquello,
sin embargo
aquí estamos
aprendiendo a girar
sin volante
sin embargo...
a trepar
sin amigos
sin embargo ...
amantes
a esquivar
sin embargo...
Y tenemos suerte
¿suerte?
de que seguimos vivos
sin embargo ...