Guerrilleros

Ayúdame a cargar la bala
de la poesía
que mañana voy de guerrilla
con otros.
Ayúdame a apretar
la pólvora en el poema
llevo la cartuchera
llena
de poemas nuevos
y en la cincha
me cuelgo
palabras
rimas y esperas
y otra vez a la carga
a disparar poesía
donde nos llaman.
¡Qué salte la metralla!
de nuestros versos
a vuestros pechos
de nuestros vuelos
a vuestros sueños.
Nunca habrá tregua
para el silencio
mientras en una noche
haya un solo
poeta
solo.