Aprendizaje

Hay que aprender a vivir

sin ilusiones,

a encontrar agradable

la amargura del fracaso

a mirar la desgracia

sin emoción.

Hay que aprender a hundirse

en la mierda

y sonreír,

sonreír alegremente

como si fuésemos

niños

y payasos

de un gran circo