Armando López Salinas

La tarde me trae sol y viento
y el recuerdo amable.

Leyendo la historia difícil de la patria
despacio, para poder sentirla
emerge  Armando entre las palabras
como una luz, un ejemplo, un hombre bueno
y recuerdo su mano sobre mi hombro
sus consejos
su interés por lo pequeño y su ánimo en la lucha.

Así, transcurriendo la tarde tan plácidamente
aparece la roja amapola de Armando, que me anima
y el día ya no es un erial
ni la vida un sinsentido
ni la poesía un lujo cultural.
Entre las letras encuentro la luz.
 
 Mis libros en Amazon