Enemigos

Dedico el tiempo a espantar el silencio.
Meticuloso,
en cada instante una palabra, un espantajo
que me defienda.

La tarde me atosiga con su premura de oscuridad
como una promesa oscura
un beso desagradable.

La tarde retuerce el tiempo lentamente
lo asfixia.