El esfuerzo diario

El esfuerzo diario es la ampliación de la circunferencia
que se cierra de forma natural
empujar con las manos hacia fuera
esperar el retorno
volver a empujar
como un Sísifo moderno
empeñado una y otra vez en que entre el aire
un suspiro al menos
que permita la vida
mínimamente
que haga el arco habitable
y la muerte incomprensible.
Hay un límite en algún sitio
a partir del cual se rompe todo
por debajo del que nada es posible
un diámetro perfecto
un espacio estrecho
¡ínfimo!
que lo permite todo
como un callejón entre los rascacielos.
Sueño con elipses ciclópeas alcanzadas sin esfuerzo
que incluyen la piedad de los dioses
todo el aire necesario
todo el tiempo que deseo
para sentarme un instante
y contemplar la luz
desmayarse en tu hombro
como un atardecer atlántico
lento
sensual
perfecto.