La piel

Cuanto más desciendo en la escala de la vida
más me doy cuenta de que solo el sexo me salva.
 
Cada peldaño que bajo me recuerda la luz nocturna
reflejándose en tus caderas
en sus caderas
en las caderas.
 
Cuanto más lejos estoy de la cordura
más me doy cuenta de que besar me sana
me rescata del olvido
buscar el pliegue de tu sexo
entre sus piernas
entre las piernas.
Hay un placer exquisito en cada instante dedicado a amar
mientras estoy en ti,
vivo,
la distancia me mata,
el tiempo que se mueve entre mis manos
se pierde.
 
Cuanto más pierdo el interés por todo
más me interesa tu piel
su piel
la piel.


Mis libros en Amazon