Anhelo

Ya no me importa la luz
ni siquiera un aliento que me reviva
solo quiero la palabra justa
el verso que te alcance en el centro
-dardo sutil en la mañana-
apenas una ráfaga de aire frío
que te recorra entera
los blancos muslos
las caderas donde me refugié
tus pechos grandes
la boca muda.
 
Ya no quiero nocturnos insomnes
ni sábanas desiertas
solo quiero el verso preciso que te hiera
la daga que taje la herida por donde sangre el amor
la voz perfecta que te cautive el alma
y te devuelva
la rima exacta
que detenga el tiempo un instante, eterno, sublime
solo eso quiero
y no puedo tenerlo.