Otra vida

Echo de menos el aire
no sé, será una melancolía absurda
pero me gustaba respirar.
Echo de menos el tiempo
cada segundo, cada silencio que viví.
¡Hace tanto que no construyo nada!
la madera virgen esperándome en el banco
la idea clara, el aire, el tiempo
la vida como un discurso positivo,
creativo.
Echo de menos la vida
cada vez que me emocionaba
cada risa
cada verso
cada sueño.
Me echo de menos, estoy roto
definitivamente roto, descompuesto
y te echo de menos
insomne
cada noche
cada hueso anhela tus caderas y tus ojos
respirarte, pasar mi tiempo en ti
construir las caricias que te excitan,
mis manos buscándote entre las sombras
mis dedos hurgando
y descansar.

Mis libros en Amazon