Metamorfosis

Estaba acostumbrada a vivir dentro de mi piel
apoyado en mis huesos
como si fuera yo misma la que vivía
en mi propio cuerpo.

Estaba tan acostumbrado a pensar con mi cabeza
y ver las cosas con mis ojos
que no me di cuenta de nada
alienada como estaba
huésped de un deseo que no era yo
que no era apenas.

Estaba acostumbrado a vivir dentro de mi
y ahora rota la crisálida me siento extraña
transito un día distinto
una luz nueva
un deseo que no reconozco
una fuerza que me empuja con unos músculos diferentes.

Estaba acostumbrado a ser antes
a ser un yo impostado
a ser una huésped de mi misma
y ahora no sé buscar la salida de este ser que no sé quién es
y ahora los círculos son líneas rectas
y ahora el tiempo está pegado al suelo
como una piel fina del espacio que no se mueve.

¿Ahora qué?

Si ya no habito mi propia piel.

Mis libros en Amazon