Incontestable

Tuve la tentación de ser faro
iluminaros la travesía, como si fuera una estrella
anclado en el firmamento
rutilante.
Tuve la tentación de guiar
de marcar el paso, como si fuera un dios
sentado en el Olimpo
condescendiente.
Tuve la tentación de explicar
de convencer con la palabra, como si fuera un nuevo Demóstenes
arreglando Grecia
convincente.
Luego la realidad se abalanzó sobre mi
tan rápidamente que fui consciente
de la oscuridad, la desorientación, el laconismo
y por eso os sigo
prudentemente
aprendiendo, metido dentro del grupo de los pupilos.

Mis libros en Amazon
Anuncios