Nocturno





El sol empezaba a convertirse en recuerdo
 rojo y azul cuando te supe
 y después el ciclo de las horas que pasan
 el tic tac de mi deseo en la sien
 la piel convertida, deseada, florecida
 las manos mirando despacio
 recorriendo
 recuerdo olvidarme del paso de los colores para no tener que pensar en nada.
 Sin tregua, apenas sin ruido, el sol se hizo futuro
 naranja y blanco para el último beso
 antes del silencio.
 
 Mis libros en Amazon
Anuncios