Tocar el cielo

Tocar el cielo con los dedos
acariciar suavemente la bóveda que desata la tormenta
rozar con las yemas.

Hay un universo pequeño al alcance de mi mano
con constelaciones cóncavas
que se muestra accesible
tanto más cuanto más lo deseo
una vía láctea escondida al fondo
una provocación estelar
con su norte y su sur
su casiopea, su ara, su andrómeda
y yo la alcanzo con la punta de mis dedos
y me convierto en el auriga, en cygnus, en drago
y recorro en un instante los confines del cosmos.

El cielo se abre de tanto en tanto
a la punta de mis dedos.

Mis libros en Amazon
40.749188-3.770921
Anuncios