Espérame

Espérame en el desaliento
tras la curva del desánimo
más allá del penúltimo peldaño.
Orden inaccesible, imposible.
No consigo emparejar las piezas correctamente
saber si lo que sigue debiera anteceder
si estás, estabas o estarás.
Espérame aunque parezca que no voy a volver
no tengo donde ir
salvo a tus brazos,
espérame convencida
porque ahora comprendo que no entendía nada
y tendré que regresar vencido.
No te pido nada más
pero al menos
que tu abrazo me recompense.