Destilo

En un instante tan amargo
destilo las mariposas azules
que murieron en mi estómago hace tiempo.
No hay noche.
El sol reseca el esqueleto blanquecino
el esqueleto cansado
los huesos crudos.
En un instante lúcido
destilo en un enorme alambique
la oscuridad.