Sentido común

Había olvidado como sabía tu piel
por falta de tacto.
Había olvidado como deslumbran tus ojos
por falta de vista.
Había olvidado como suena tu voz
por hacer oídos sordos.
Entonces me llamaste y todo volvió a integrarse ordenadamente.