Trabajo

A veces nos merecemos lo que nos pasa
solo a veces
otras no, otras la vida nos castiga sin razón
sin un motivo aparente.
Yo lamí durante años el plato amargo
del ocio obligado
las horas de la nada
no ser útil
no ser.
A veces la vida nos regala un día feliz
una semana
un mes
un trabajo
y entonces la apuesta es volver
volver a ser útil
volver a ser.
A veces la vida nos regala personas
y no podemos pedir más
no merece la pena el pasado
solo personas y vida que vivir.

Otras poesías en Amazon