Sin la lluvia

¿Y el día que deje de llover

qué haremos bajo un cielo azul

siempre azul?

Dame tu mano y camina conmigo.

Si dejara de llover

si ya no pudiera sentir las gotas sobre tu piel

qué haríamos sobre este inmenso desierto de besos.

Déjame poner mi dedo en ti.

Si dejara de llover

si durante un instante eterno la lluvia desapareciese

qué nos quedaría por decir

con la boca tan seca

las palabras como inmensas ballenas varadas.

Cierra tus ojos y haz que llueva en mi garganta

que tu lluvia me libere

del silencio

una lluvia fértil que haga brotar las palabras.

Si dejara de llover

si se instalara el silencio

esperaré el rescate del rocío sobre mis huesos.


Mis libros en Amazon