Al fin el sol

No es fácil explicar la sensación que se tiene cuando estando enfermo un día todo sale bien.
Terminas de análisis y por fin tus brazos empiezan a dejar de parecer los de un yonky.
Un amigo te manda un sms con buenas noticias, sus sueños toman cuerpo y lo comparte; un cv mandado al mismo agujero de cada día, hoy te devuelve el interés de alguien por ti; otro amigo te visita para charlar y la tarde se llena de cariño, de palabras y de sueños.
He hecho pan y me ha salido estupendo. Podría ser panadero.
Hay días en los que por fin sale el sol y es un placer cerrar los ojos y disfrutar de la paz y de la estima de los demás.

40.744857-3.794316

Haz un comentario