De lo general a lo particular

Así reza el encabezado de mi blog, aunque en este caso voy a recorrer el camino contrario, que puede que dé sentido a algunas de las ideas que me rondan.

Ayer me comunicaron que no tengo derecho a cobrar la prestación por desempleo. Cosas que pasan. La empresa Azul Mate SL Para la que trabajé desde el 2 de septiembre hasta el  28 de Octubre de 2011, ha tenido la gentileza de birlarme mi contratación de todo el mes de septiembre, más 10 días de octubre durante los que a pesar de estar trabajando no fui dado de alta en la seguridad social y ha rematado la desfachatez de despedirme «por no superar el periodo de prueba». Con un contrato cuya copia no se me dio nunca y sin cobrar mi trabajo, ahora me encuentro en el paro sin subsidio y maldiciendo la hora en la que pensé que era buena idea cambiar de trabajo sin darme cuenta en la ciénaga sinvergüenza en la que me metía. Tengo que mejorar mucho mi olfato con las personas.

Es verdad que las cosas que van mal siempre pueden empeorar y para muestra lo que va a pasar el domingo. Mi apuesta es que el PP va a estar cerca de los 200 diputados, el PSOE alrededor del 30%, es decir a un paso de empezar a ser irrelevante para el parlamento y que los pequeños o no tan pequeños partidos como IU, Equo, Amaiur y UPyD van a sacar tajada electoral.

IU va a tener un resultado que aunque no llegue al mejor que tuvo en los momentos de mayor gloria, le va a redimir de su declive y por desgracia va a potenciar la supervivencia de un partido que como ya he dicho en algún momento me parece una gran obstáculo para la izquierda. No son sus programas, que en casi todos los apartados son valientes y verdaderamente de izquierdas, ni siquiera su pasado parlamentario más reciente, que salvo muy pequeños errores siempre me ha parecido honesto y reconfortante (me refiero a Llamazares y no a algunos de sus conmilitones como el jeta de Ángel Pérez); son sus estructuras y sus líderes, trufados de corrupción y de profesionalismo político los que hacen que la llamada a la unidad que vocean sea más un peligro que una oportunidad. UPyD navega en las aguas del populismo nacionalista y la derecha maquillada y Amaiur responde a la especial situación de Euzkadi. Equo va a entrar en el parlamento de la mano de ICV, de Compromis y así lo espero, directamente por Madrid, donde yo les voy a votar. Han generado expectativas, han ofrecido un modelo distinto, han demostrado que una buena organización abierta y limpia puede conseguir estar y ahora solo les falta aprender a no meter la pata con barbaridades como el apoyo al ataque de la OTAN a Libia y librarse del marchamo de movimiento de un solo líder. Por cierto, Inés Sabanes debería dar un paso atrás cuanto antes, no sea que tengamos que recordarle su pasión por el puesto de salida en las listas, más que su pasión por la lucha política en la que la reconozco como una mujer excepcional.

El parlamento resultante da una tremenda mayoría a las políticas neoliberales (PP-PSOE-CiU-PNV-CC-UPyD) y un puñado de grupos a la izquierda que a pesar de haber aumentado su representatividad no serán capaces de parar ninguna de las políticas que se planteen. Lo que pasa es que yo creo que esto va a durar muy poco. Mi impresión es que el gobierno de Mariano Rajoy va a ser el más corto de la historia reciente de España y que las opciones de un gobierno de concentración, con el apoyo entusiasta de CiU, o de un gobierno ulraneoliberal disfrazado de técnico son evidentes. Rajoy es un petardo mojado, incapaz de llevar a buen puerto este país ni nada que no tenga piloto automático.

A medio plazo el sistema tiene todas las posibilidades de estallar por los aires y en ese caso, me temo que todos estos cálculos electorales van a ser lágrimas en la lluvia y cobrarán fuerza los movimientos organizativos de barrio, los estudiantes y sus organizaciones en la universidad, los trabajadores que sigan manteniendo relaciones sindicales en las grandes empresas y en la administración pública y las asociaciones que trabajan en los márgenes sociales, es decir, aquello que llevan intentando destruir desde la transición hasta la fecha los dos grandes detentadores del poder representativo. En este cuadro me faltan los medios de comunicación que han de servir de plataforma a la izquierda y en esto soy pesimista, Internet no lo es todo.

Sé que es una visión muy apocalíptica; es la que me sugiere mi capacidad de predicción que, quizá, sea tan mala como la que he tenido al elegir compañeros de aventuras empresariales.

40.744857-3.794316