Leyes que se cuelan silenciosamente

Es muy posible que nunca hayas leído, que no sepas, que en enero de este año se ha aprobado una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) que modifica el artículo 69 y que en su apartado 3, dice:
«Los partidos, federaciones o coaliciones que no hubieran obtenido representación en ninguna de las Cámaras en la anterior convocatoria de elecciones necesitarán la firma, al menos, del 0,1% de los electores inscritos en el censo electoral de la circunscripción por la que pretendan su elección».
Eso significa que 88 de los 98 partidos o coaliciones que presentaron listas en las elecciones generales de 2008 no podrán concurrir a los comicios del próximo 20 de noviembre a menos que antes recojan las firmas del 0,1% de los electores de cada circunscripción, ya que ninguna de esas 88 formaciones obtuvo entonces representación parlamentaria. Los únicos partidos que no tendrán que superar ese escollo en la inminente cita con las urnas son los que lograron al menos un escaño en 2008, es decir: PSOE, PP, CiU, PNV, ERC, IU, BNG, Coalición Canaria, UPyD y Nafarroa Bai.
Votos a favor PSOE,PP, CIU, PNV.

Para las próximas elecciones del 20N no se sabe cómo habrá que recoger estas firmas. Los problemas surgen de la necesidad de validación de firmas por un notario, lo cual tiene un coste económico prohibitivo para una organización sin demasiados recursos; o de la obligación de pedir a los firmantes fotocopia de su DNI, algo que de facto dificultará enormemente la recogida de firmas. Las condiciones finales para recoger las firmas se conocerán a principios de septiembre, es decir con muy poco margen para reaccionar. Según parece las firmas no se podrán empezar a recoger hasta el 27 de septiembre, y el período se extenderá hasta el 16 de octubre.

¿Reforzando el status quo?

40.744857-3.794316