Revolución online

Asistimos a la retransmisión de la revolución egipcia en directo, a través de Internet, en sus múltiples variantes de red social y en conexión con nuestros dispositivos móviles. Nos seducen las imágenes de esa plaza abarrotada de gente y rodeada de tanques que festejan su victoria. 18 días de lucha pacífica acaban con un dictador y nosotros lo vemos tranquilamente desde el sofá de nuestro cómodo salón. La revolución se despliega ante nuestros ojos con tal naturalidad que una vez más nos ciega y nos atonta.

No me gusta ser cenizo, pero me temo que una vez más el espectáculo tiene algo de trampantojo. No es posible tildar de revolucionario un movimiento que hasta ahora lo único que ha conseguido es quitar al representante del régimen sin tocar ni una coma del mismo y dejando el poder en manos del ejército, aun peor, en manos de los servicios secretos.  Deseo equivocarme, deseo que las revoluciones que se anuncian no se extiendan solo sospechosamente por las repúblicas árabes y dejen indemnes las monarquías amigas de los EE.UU. Espero que los egipcios tengan más suerte que nosotros y su transición no deje en las cunetas a sus muertos, sus desaparecidos, deseo que no permitan que el olvido se extienda sobre quienes cayeron luchando por su libertad, deseo que esa felicidad que envidio en los egipcios se convierta de verdad en una revolución, en un cambio profundo, radical que les permita alcanzar sus sueños y que estos no terminen siendo tener un centro comercial en su pueblo; deseo que las mujeres egipcias no vean como después de su lucha, sus compañeros las encierran detrás de un velo. Hay que esperar, lo sé y tener fe en que ellos sí sean la vanguardia, esperar desde el sofá que la lección de lucha que nos han dado remueva alguna conciencia. Dejo mi twitter encendido, el facebook atento, la blackberry conectándose por si la revolución triunfa que me permita ir a la puerta del sol a celebrar la tercera república.

Entre tanto la rueda de lo idéntico da otra vuelta y recibo una llamada de los partidos verdes de siempre, que ahora pactan con IU para joder a EQUO y que me piden que me presente en Soto a alcalde. Rechazo tan amablemente como puedo y espero el sms revolucionario que me convoque a la plaza de la liberación.

40.744857-3.794316
Anuncios