Todos contra Pajín

Para saber lo acertado de una estrategia política como esta, es decir, la composición de un consejo de ministros, hay que mirar hacia los adversarios, verdaderos objetivos de la misma. Si en el PP y cohorte mediática se irritan, insultan y echan sapos y culebras, entonces la estrategia ha sido buena. Dejemos unos días, que no llegarán a 100 y observemos con atención. Si ladran, es que estos del PSOE cabalgan.
Otra cosa es el destino del país que parece no decidirse en el consejo de ministros si no más bien en los recónditos despachos de «los mercados» estén estos donde estén, en desiertos lejanos o en lujosos despachos con vistas a la city.

Vengo de darme una vuelta por los corrillos, que en esta corte moderna son los comentarios de las noticias en los periódicos, los blogs, los twitters y demás y he dado en comprobar que la mayoría de los comentarios negativos, como no, como siempre, son contra las mujeres, las que salen, las que entran y las que cambian. Siempre es así. Y siempre lo es, porque en boca de las derechas españolas, no hay nada más inexplicable que una mujer en un cargo de responsabilidad. Las izquierdas no se libran, pero a fuerza de morderse la lengua, no caen tan fácil en el insulto. Nadie se mete con lo feo que es Rubalcaba y a fe mía que es feo, ni con las dificultades manifiestas de Pepe Blanco o de Chaves para suministrar discursos inteligentes, pero el culo de Pajín, el peinado de De la Vega y otros atributos personales de las ministras, son hoy el centro de la chanza. Todo ello bajo el lugar común de la incompetencia como adorno inexcusable de una fémina.

Todos contra Pajín, este es el grito de los idiotas mirando al dedo y no a la luna. Cada vez veo más claro que Zapatero es un jugador que se mueve mejor con presión, en el límite y que en la jugada de hoy, acaba de partir la cintura de unos cuantos defensas. ¡Lo mismo Rajoy va y dice algo sensato! Pinta que no y pinta que ni los 14 puntos de ventaja que algunos videntes le otorgan a Rajoy serían suficientes a día de hoy, para cosechar un buen fracaso, uno más, de marianico.

Mientras tanto la maquinaria de acabar con nuestros derechos se engrasa y lo que es peor, toma posiciones para afianzar un estado vacío de democracia, un Hollywood de decorados electorales, en el que las bambalinas ven como unos pocos hozan en el dinero de todos, como modernos tios gilitos.

Nota al pie. Se mueven las cosas a la izquierda de todo esto.  Atentos a los meses que vienen y una recomendación, apuntaros a la revista Orsai, que va a estar de dulce.

40.744857-3.794316