Sursum corda

En la introducción del prefacio de la misa,  el cura dirigiéndose a los fieles les dice: Sursum corda ( arriba los corazones) y los fieles contestan: Habemus ad Dominus (los tenemos elevados hacia Dios).