Ya lo decía yo

Las palabras nunca son “sólo palabras”. Importan, porque definen los contornos de lo que podemos hacer.

Žižek