El lector

He leído «El lector» de Bernhard Schilnk (Bielefeld, 1944)  en la colección compactos de Anagrama. Antes había visto la película, casi entera, pues me metí en el cine para rellenar una espera que terminó antes que el desenlace.

Fantástica historia sobre la seducción, la pena, la inocencia, el remordimiento, basada en la revisión del III Reich que los alemanes, alguno, quizá no todos, han tenido que hacer alguna vez.

Como es normal recomiendo primero el libro y después la película. La lectura es siempre más evocadora y sorprendente, aunque en mi opinión la cinta está bien hecha y los actores se ajustan con bastante cercanía a los personajes.

El libro es triste, la historia no acaba bien y quizá no es muy adecuado para despejar la cabeza con vanalidades, si esa es la necessidad, mejor Ruiz Safón