Despedida y cierre

Se me olvidó decirte que te quería, o que te odiaba, tanto da, antes de poner 20.038 Km de tierra por medio entre los dos.

Se me olvidó decirte que me era imposible seguir a tu lado viendo como no hacías otra cosa que agradarme, pensar en mí, adelantarte a lo que yo ni siquiera sabía que habría de desear. Tengo para mí que algunas de las cosas simplemente lo fueron por esa capacidad tuya de de anticipar mis deseos. Desde que he tomado medidas tengo otras sensaciones. La principal: no sé lo que me ocurrirá dentro de unas horas. Y ya está «la suerte está echada» al menos hoy y aunque no soy más feliz me siento más libre e intuyo que lo demás se me dará por añadidura como prometían a los antiguos cristianos.

Se me olvidó decirte que te quería con tanta fuerza que estuve a punto de morir. Te lo digo ahora cuando te digo adiós.

Te quiero, adiós.