Benedicto XVI

«…Tal vez el ex soldado nazi de la juventudes de Hitler se lo recrimine, al igual que hizo cuando visitó los campos de concentración, y dijo: «¿Dios mío como permitiste esto?». Aunque seria mas lógico preguntarse como lo permitió el, ya que de por aquellas era un jovencito que ingresaba en las filas de las juventudes hitlerianas, para luego servir como soldado. Solo abandonó a Hitler cuando los aviones bombardeaban y tenían completamente sitiado Berlín, una autentica huida de alcantarilla…»

Carla Antonelli en El Plural