Rectificación

Nunca se rectifica absolutamente. Cada acción a pesar de su retracto deja una huella, a veces muy poco visible que orienta el futuro.

Escribí hace tiempo que no se rectifica ni en el vidrio ni en el amor, claro que pensaba con el alma cándida de un adolescente y ahora no encuentro las palabras exactas para explicarlo.

Simplemente no se rectifica en la vida.