Hasta luego

Tres días en Barcelona, así que no podré escribir. Cuidado con la crisis y sobre todo con las mentiras.