Lectores enfermizos

Por mucho que nos demos cada cierto tiempo con personas con una alta capacidad de mentir y de disimular, siempre me sorprendo. Supongo que es supervivencia, que es un estilo aprendido de pequeño y que no se puede remediar, aunque normalmente y visto desde un punto de vista social, resultan personalidades muy engorrosas, poco interesantes.

Hoy me encuentro bien, estoy a gusto de haber vaciado la bolsa de la bilis que me estaba comiendo por dentro. Decir lo que piensas, lo que sientes es siempre terapéutico y puesto que uno de los objetivos de mis críticas lee este blog con frecuencia, le dedico estas líneas con todo el cariño.

Haz un comentario