Run run

El final del verano está ligado al silencio, Al silencio que dejan los ruidosos vecinos de la ciudad, que no son capaces de acompasarse con la naturaleza ni por un instante. ¡Qué Dios te dé tanta paz como nos dejas! decía Manolo algunas veces y tenía razón. El silencio es lo que más vale de mi casa. El silencio y el Guadarrama que no se inmuta, que no pide.
Cumpleaños de Jesús, energético y renovado para el nuevo curso, Almudena ya tiene Ubuntu y Eles ha podido conectarse de nuevo a la red gracias a Linux, ayer montaje acoplado en Windows vista, una nueva victoria y entre medias María me cuenta que está nostálgica.
El tiempo acumula conocimientos y polvo en cantidades similares. He tenido ocasión de hablar con Jim, de Oregón, aprovechando el calor de una hoguera en medio de un bosque en Franconia sobre las elecciones en los estados, como dicen ellos. Es republicano y sin embargo no apuesta por su victoria; sabe que la fuerza de los republicanos es que siempre votan, «Democrats only chat..»
El tiempo tiene forma de círculo pero es solamente una visión premeditada, realmente el tiempo es una línea negra que ha salido de un bote de pintura.
Casa renovada, pintura y habitación con nuevas disposiciones. Delante tiempo.