Problemas en las listas de correo

  1. El egocentrismo nos lleva a pensar que entendemos el tono de un redactor el 90% de las veces, aunque solo acertamos aproximadamente el 56% del tiempo. Eso lleva a malinterpretaciones sobre la intención del redactor, causando guerras de flames y discusiones intensas.
  2. La falta de lenguaje corporal y tonos de voz en las comunicaciones electrónicas escritas hacen difícil representar las emociones, y el relativo anonimato induce a considerar menos peligroso el uso de un lenguaje encendido.
  3. En foros y charlas, no hay otra forma de expresar la propia opinión que escribir. No escribir tiende a ser interpretado como «rendirse», lo que tiende a alargar artificialmente las discusiones. Del mismo modo, las opiniones e ideas no expresadas durante mucho tiempo crean la sensación de que pueden ser olvidadas, creando la necesidad aparente de repetirlas, causando el mismo efecto.

Sacado de Wikipedia