Con urgencia

Perdonar la desidia, el aburrimiento, la falta de presencia puntual, pero la vida me arrastra sin que pueda, sin que quiera, sin que sepa como negarme. Falto a la cita con las palabras pero estas siguen rebotando en los muros de mi cabeza; quizá llegue el día que no nos hagan falta teclados o micrófonos y podamos pensar directamente en la red. No lo creo, no lo deseo. Mientras me acerco con urgencia a la pantalla, sin tiempo para reposar lo que debiera decir, lo que quisiera y no puedo. Hoy al menos me doy unos minutos para estar con vosotros, compartir lo más reciente, el cumpleaños de Maribel, el fin de la huelga de transporte, el No indiferente de Irlanda, el desapego con algunos amigos, la lluvia que se ha instalado como si se tratase del caribe, el trabajo que cada vez resulta más pringoso por algunos compañeros. Lo recién pasado y el futuro. Preparo un viaje a Serbia y está difícil. Difícil hacerse con las páginas web de los trenes austriacos, con mucha foto y poca información lo que me recuerda que en todos los lugares cuecen habas y en algunos, calderadas. Los chavales han cerrado los estudios y esto es índice de que el año se acabó y ya sólo pensar en vacaciones.

Con urgencia, apresurado, pero al menos en la cita.