La locura

Siempre es llamativa, atrayente. La locura a medio camino entre la violencia y la genialidad. Hoy como muchos días he tratado con una persona con trastornos evidentes; cada vez se ven más a menudo, locos, personas con graves dificultades sociales, obesionadas, con múltiples caras, amedrentadas, haciendo una y otra vez lo mismo como un mantra. En la época de las comunicaciones móviles muchas llaman sin cesar a sus víctimas, las mienten, las asustan, una y otra vez, durante el día por la noche y entre llamada y llamada una única obsesión que es vengarse o defenderse, que depende de como sea la psicopatía.

A mi me ha tocado la personalidad sumisa, amable, he tenido suerte por esta vez, pero estoy seguro de que no será así siempre.