Paréntesis

Nuevo viaje a Alemania, así que cuatro días sin poder escribir, sin hablar, sin contaros lo poco o mucho que me pasa por la cabeza, que me sale del corazón. Me he acostumbrado a esta tarea diaria aunque no todo los días lo consiga, a este repasar lo que pasa, a desvestirme. Cuatro días de descanso antes las teclas y ¿qué pasará cuando el poema me ronde?

Os dejo, o me dejáis que depende de como se mire, al final distancia como la que explica Nacho entre Pinto y Valdemoro o en el insomnio de María. Dos buenas compañías.