La ola

Se encadenan las manifestaciones en Madrid. Hace unas semanas las escuela infantiles, ayer la educación no universitaria hoy la sanidad. No os engañéis, no es una revuelta imparable, pero os puedo asegurar que el malestar crece, y crece cada vez que miramos cómo está dejando la presidenta la comunidad, desmantelada, entreverada de curas y monjas destrozada ecológicamente.

Mientras tanto, las preocupaciones de la presidentea tienen que ver con su partido y con la posibilidad de ser presidenta del gobierno de España. La ola crece, veremos si somos capaces de convertirla en Tsunami.