Coincidencias

Ayer comí en un restaurante donde coincidí mesa por mesa con Antonio Camacho y Pirri. Junto a ellos cinco o seis personas más, entre las que me pareció reconocer algún que otro periodista. Orondos, con cara de disfrutar de ese duro trabajo del periodismo deportivo, se agasajaron con un Pago de Carraovejas digno de unos campeones.