Ida y regreso

Ida y vuelta a Barcelona, talleres de Renfe y Universidad Autónoma. Siempre es atractivo moverse entre vagones y máquinas. El mundo ferroviario tiene una llamada especial para los niños, incluso los que pasamos de largo los cuarenta.

Recuerdo los viajes de fin de semana en cercanías para ir de excursión y ese misterio que suponía para mí la jerga ferroviaria que se fue desvelando poco a poco. Factor, guardagujas, pero lo que nunca terminé de entender esa diferencia que parecía haber entre un billete de ida y vuelta y uno de ida y regreso. Sigo sin saberlo y me recuerda que hay cosas de la infancia que nunca se terminan de resolver del todo.