Akelarre

Recuerdo aquellos galos que temían que el cielo cayese sobre ellos y les aplastara. Les entiendo porque es realmente horrible cuando todo se desploma.

Hoy cuando miraba el cuadro Akellarre he tenido la sensación de que Goya, después de una vida  falsa, fundada sobre mentiras llegaba a la lucidez y pintaba las cosas tal y como son. Las pinturas negras son realmente modernas.

Mañana a Sevilla.

Haz un comentario