Salvedad

Todos aquellos que han sobrevivido

a tres naufragios, tienen asegurada

la inmortalidad.

Así se afirma al menos

en los nunca escritos códices

de Argónida.

Mi suerte está ya echada:

un naufragio me queda para atajar la muerte.

(16.IV.2002) (Caballero Bonald)