Solo quedan los reyes

Por fin. Estas fiestas son agotadoras, tediosas y generalmente complejas emocionalmente. Solamente faltan los reyes y todo volverá a la normalidad, a la rutina o por qué no, a la aventura más excitante. Ya falta menos.