Girando vertiginosamente.

Hace tiempo en este foro, y de manera más personal con aquellos a los que he tenido acceso, vengo hablando del giro ultraderechista que se palpa en Madrid. La muerte de un contramanifestante en el metro, este fin de semana, es un dato más de lo evidente.  Es difícil explicar de qué manera tan sutil el ambiente se va cargando y un sector amplio de la derecha madrileña deja que la serpiente crezca al abrigo de su sombra. Es importante hacer, no quedarse inerme, no confiar en la bondad natural del sistema, porque las propuestas de estos grupos son claras, violentas, impositivas y si el estado no lo para, alguien querrá hacerlo de manera violenta.