España de vez en cuando

Me reconcilia cuando veo en mi país actitudes altruistas, acogedoras, generosas, cuando percibo lo que se supone que nos caracteriza en el lado positivo. No es fácil, y hay que mirar menos a los grandes medios de comunicación y más por la calle, pero están, sobreviven al malhumor, al odio racista, al bombardeo insolidario, al descrédito de la política. Así que de desengaño en desengaño me enamoro de esta tierra y de sus pobladores.