Días difíciles

Luego dicen que hay días difíciles, como cuando te dicen que tienes cáncer, o que aquél en quien confiabas te acaba de clavar el puñal de su olvido o peor, de su envidia. Días difíciles, porque la vida a veces roza como un zapato nuevo. Y no son especialmente duros con noticias inesperadas, simplemente están cuesta arriba porque son claros, evidentes.

Hay días difíciles como hoy. Días que solamente tienen una virtud, la de acabarse como los demás.