La pilarica

«en la fiesta nacional

yo me quedo en la cama igual

que la música militar

nunca me supo levantar»

Se agitan las banderas cuando se acerca el 12 de octubre. Mis mejores recuerdos de esta fiesta los tengo en Zaragoza, con mi amiga Pilaja, los conciertos, el botellón. El PP dispuesto a embadurnarse de bandera y los socialistas a tortas por parecer o por se más nacionalistas que los otros. No es mi bandera y no es mi fiesta. Ni mi rey, aprovechando el comentario.

Mi hija ha abierto un blog, así que ya está dispuesta a dar gritos en la red, le queda saber aguantar el chaparrón de los comentarios. ¡Bienvenida!

A propósito de la edad, no, mejor me callo. A propósito de la felicidad, ¿estado o ilusión?

Recibo vídeos de María, así que sé que esta viva, los amigos se distancian con la distancia, me mandan recado de que Almudena está bien, sin trabajo pero bien, Eles anda algo de capa caída, supongo que en consonancia con el tiempo, leo comentarios de Mavi y sigo atento al blog de Nacho, del Viñas se que tiene trabajo y no es poca cosa, Pedro también me ha dicho algo, así que definitivamente el otoño se establece, se normaliza y nos normaliza, es hora de recuperar los lazos invisibles antes de que llegue el frío.