Haciendo como que no

Al fin y al cabo nada es demasiado importante, ni perdurable, ni conmueve de manera que debamos tomarlo en cuenta; casi todo es transitorio o transitivo, o banal, insustantivo. No se me escapa que sólo el sexo es fundamental y nos modela, nos hace estructuralmente así o al contrario, nos define como personas y lo que es fundamental, como animales, como seres vivos y no sólo como productores, consumidores, no sólo como amantes sino como deseantes, abrazantes, chupantes.

Así que no quiero nada que no sea verdaderamente importante. Sólo sexo durante la tarde, toda la tarde, todos los sexos.

(la foto está sacada de Adulter )


Mis libros en Amazon

Anuncios