Retomando la conversación

Cuando hacía mi maleta para ir a Portugal cogí de entre los libros que esperan ser leídos y que últimamente aumentan en número, por azar, la «crítica de la razón indolente. Contra el desperdicio de la experiencia» del profesor Boaventura de Sousa Santos lo que me reafirmó una vez más que las casualidades son escasas y que cuando un portugués se mete en tu maleta en tu viaje a su tierra es por algo. No le pude leer entero, pero si me alcanzó a entender que es interesante y que quiere aportar algunas ideas sobre los cambios emergentes y sus posibilidades emancipatorias para individuos o grupos. Según él son «productos de la imaginación utópica» y yo veo con cariño estas lecturas pues me alientan sobre un futuro.

Cambiando de tercio ya no voy a Aragón y lo agradezco pues estoy cansado, además he conocido por internet que el cabaret «El Plata» ya no funciona y creo que la ciudad sin él ha perdido algo de interés; en el otro lado este fin de semana nuevo encuentro con los antiguos amigos de la infancia, que se presenta deslucido, lechoso y al que acudo con un ánimo más bien escaso, aunque soy de los que remonta bien en las fiestas si tengo el más mínimo resquicio.