Cosas de aquí y de allí

Lecturas en la red:

Os recomiendo de LA BESTIA MUDA el post «Aspiración al silencio», a mi me ha resultado luminoso aunque reconozco haber recorrido el camino de las palabras a la inversa.

En otro orden de cosas, curiosas, en ELLA CULACTA EST un catálogo extenso de perversiones, están solo las interesantes.

Los trabajadores de TeleMadrid han organizado un partido político y tienen una web donde denuncian lo que pasa en este medio. No lo vi, pero parece que lo último es un reportaje sobre lo malo que son los catalanes. Esto da miedo.


El partido de mis ex-compañeros se llama verdes independientes de soto. Joder, que mierda de nombre. En todo caso su futuro me parece efímero, se presentan dos grupos que se amparan como verdes. Yo echo de menos la política, el síndrome de abstinencia es jodido y tengo mono. Menos mal que ya he resuelto la decisión de a quién votar.El juicio de los atentados de Atocha es como una apisonadora para el PP. En el fondo la trampa la cavaron ellos y no me refiero a las mentiras de los tres días famosos, me refiero a este calvario de tres años que nos han hecho pasar entre el mundo y la cope y que ha tejido silenciosamente un lazo de seda alrededor del cuello político de la derecha española. Cada testigo que se sienta en el banquillo tira de la soga un poco más y Rajoy se va poniendo azul poco a poco.Berezosky ha dicho que piensa dar un golpe de estado contra Putin. Me duele Rusia, cabría decir. Recuerdo el domingo de las elecciones en las que salió Putin, cuando acompañé a Serguey (no mi hijo, otro Serguey) a votar en su distrito electoral de Moscú. Estaba ilusionado con lo que podía hacer Putin y yo sospechaba que no sería nada bueno y con mi horrendo inglés le intentaba explicar que «I have bad feelling», después fuimos a Aeroflot a conseguir cuatro pasajes para volver a Madrid y nunca he vuelto a ir a Rusia. Lo hecho de menos, a veces sueño con pasear entre los abedules.Paul Wolfowitz , para quienes no lo conozcan, presidente del Banco Mundial y uno de los pilares del desastre de Irak es un sinvergüenza de tomo y lomo y tal y como denuncian los empleados del banco, ha enchufado a su novia en la institución y le ha proporcionado, entre otros agasjos, dos subiditas de sueldo de unos 150.000 $. Y luego tendrá el morro de decirles a los gobernantes del tercer mundo que implanten políticas de honestidad en sus gobierno. Tareas pendientes: acabar con el Banco Mundial.


Recibo las fotos de la visita de los amigos a casa el pasado fin de semana. Están todos, estamos todos y me gusta recordar su presencia. Mucha calva, mucha arruga, muchas canas y esos ojos que reconozco familiares.