Dar trigo

Siempre he sido más amigo de hacer que de pensar y por eso compartir se me hace más una actitud que una idea. Maite hoy ha conseguido publicar su primera entrada en estos cuadernos que ya son de Paco & Cía. Compartir es amar, aunque solo sea compartir el espacio virtual. Le doy la bienvenida y espero que seáis con ella al menos tan cariñosos como lo sois conmigo. Aun cabemos más.


Los jueces reclaman respeto y realmente exigen impunidad. Estos jueces a los que los ciudadanos no podemos elegir nos hablan de la separación de poderes y se dedican a hacer política cada día, a servir a sus ideas. Estos jueces antiguos solo responden ante si mismos y seguramente algunos creen que ante dios. Estos jueces nos exigen silencio mientras sus edictos recorren el mapa de España, estos jueces no pueden campar a sus anchas como si el país les perteneciera y ya resulta más que evidente que su estatus debe ser reformado, actualizado.


Decidir es una carga adosada a la libertad o al menos a su ilusión. Queremos todos los juguetes, todos los amores, todas las opciones, pero cada minuto el camino se bifurca y cada elección se convierte en pérdida y en opciones.